19 Nov 2018

Si Granada tiene un barrio especial y que es de obligada visita si estás en Granada o estás preparando tu estancia en la ciudad, es sin duda el barrio del Albayzin.

La ciudad de Granada guarda muchos secretos, desde la Alhambra y Generalife hasta el barrio judío del Realejo vemos como en sus calles se entremezclan la cultura árabe, cristiana y judía, dando evidencia del rico pasado cultural que ofrece esta ciudad. Una ciudad que ha sido elegida por segundo año consecutivo la mejor ciudad del mundo para viajar en 2018 en un concurso convocado por el blog internacional de viajes “Foxnomad.com’’.

Pero sin duda uno de los grandes desconocidos de esta ciudad es el barrio del Albaycín, situado en la zona alta de la ciudad y Patrimonio de la Humanidad desde el año 1994. Y no estamos hablando de la famosa vista de la Alhambra y Sierra Nevada que se puede apreciar desde el famoso “Mirador de San Nicolás’’, una parada de visita obligatoria a cualquier viajero de esta ciudad, sino de sus calles y rincones mágicos.

Muchos visitantes en su afán por llegar a tan ansiada vista no llegan a detenerse en sus plazas y miradores escondidos, fuera de las pocas calles más amplias que posee este barrio se encuentra un trazado laberíntico vastísimo que confunde cualquier persona que entre en él, construido a propósito con este fin con la idea de llegar a confundir a posibles invasores de la ciudad.

El Albaicín tiene su propio ritmo, sus habitantes se refieren con orgullo a sí mismos como albaicineros, saben que es diferente a lo que la mayoría de la gente suele ver.

Origen de El Albayzin

Poblado desde época íbera se puede considerar el germen de la ciudad de Granada. En sus entrañas podemos encontrar restos del posterior asentamiento romano de Ilíberis, casi difuminado dentro de la esencia musulmana que posee el Albayzín, sin duda los elementos de una ciudad musulmana en época medieval son los que predominan mientras andamos por sus calles.

Que ver en El Albayzín

Entre sus callejones escondidos nos encontramos con palacios musulmanes, pertenecientes a los primeros gobernantes musulmanes de Granada, hasta trazas de los diferentes anillos de murallas que rodeaban la antigua ciudad, los cuales sobrevivieron a los proyectos de ensanches del siglo XIX gracias a que la ciudad de Granada se expandió hacia la zona llana.

Si comenzamos a pasear por sus calles podemos encontrarnos con las numerosas iglesias de este barrio granadino, antiguas mezquitas reconvertidas en iglesias en su gran mayoría como la iglesia de San José o la parroquia del Salvador. Lo cual se nos hace evidente gracias a la cercanía de los aljibes, antiguos sistemas de agua musulmanes, los cuales han seguido siendo funcionales hasta finales del siglo XX. También hay muchos miradores escondidos, como la vista desde la placeta Carvajales, el mirador de San Cristóbal o la espectacular vista desde el mirador de San Miguel, punto más alto de toda la ciudad de Granada y desconocido especialmente por esa razón.

Albayzín mirador de San Nicolas

Albayzín mirador de San Nicolas

Cuando hablamos del Albaicín nos referimos a sus calles empedradas, de la evidente presencia del agua tan característica de las ciudades musulmanas, del aroma de azahar que empaña sus calles durante la primavera, de los altos muros blancos de sus cármenes, sobre los cuales intuimos las plantas y árboles de sus jardines e imaginamos como sería vivir en alguno de estos paraísos.

Estas viviendas son herederas directas del pasado musulmán, algunas incluso no han cambiado ni un ápice desde su construcción en época musulmana, la composición de un cármen es sencilla y responde a las necesidades musulmanas, sus altos muros se deben a una necesidad básica esencial de la cultura musulmana, la privacidad en el hogar. Dentro de los mismos podemos ver sus jardines, antiguos espacios dedicados al cultivo de huertos y árboles frutales regados por el agua de albercas y fuentes que refrescan el ambiente. La luz se los quedan estos espacios, mientras que sus calles suelen estar en la sombra, con el fin de que los ciudadanos y turistas que pasean por estas zonas escapen del calor en los meses de verano.

El ambiente de El Albayzín

Este barrio también se nos presenta con un ambiente bohemio, sus calles se llenan de músicos y artistas que se reparten por sus calles, desde grupos de rock hasta gitanos tocando flamenco; junto a los que encontramos una gran variedad de artesanos y vendedores.

Albayzín y Sacromonte

Paseando por sus calles también nos encontramos con el acceso a otro barrio pintoresco de la ciudad, El Sacromonte, barrio gitano característico por sus casas cueva y espectáculos de flamenco.
Granada no es solo la belleza de la Alhambra, es un ecosistema único que atrapa, de una manera lenta pero firme por algo artistas a todo lo largo de la historia se han quedado prendados de la misma.

“Todo curioso viajero guarda a Granada en su corazón aún sin haberla visitado”

William Shakespeare.

 


Si estás pensando en visitar la ciudad de Granada y no tienes planes sin duda deberías unirte a alguna de nuestras rutas guiadas y te llevaremos por los rincones mágicos de esta ciudad.

 

El barrio del Albayzin
4 (80%) 1 voto
Gracias por compartir ;)
×

No hay disponibilidad

En estos momentos no hay disponibilidad, por favor mándenos un email a info@granadatours.com.es diciéndonos la fecha para la que necesitaría su entrada e intentaremos obtener una para usted y sus acompañantes.

En caso de ser imposible encontrar entradas, hemos diseñado una experiencia en la que nuestros guías te harán conocer cómo y dónde vivían los habitantes de la Alhambra, además, serás testigo de las impresionantes vistas desde la fortaleza Nazarí; cuál fue el papel de los cristianos a su llegada; dónde vivieron los Reyes Católicos y un largo etcétera.


Ver Tour